clubdeescritores

Escribir y crear personajes inolvidables y que lleguen al lector, es una parte indispensable de toda buena novela. Esto se logra cuando tenemos en claro la personalidad de cada personaje.

Creando personajes

Aunque tengas una memoria estupenda y sepas quién es quién en tu novela, si tienes un perfil de cada personaje, podrás desarrollarlos mucho mejor.

Cuando escribo los personajes, me gusta utilizar un esquema que a continuación les detallaré. Hago esto para cada personaje, aunque obviamente disminuyen algunos puntos cuando se trata de personajes cuya aparición es un tanto irrelevante.

¿Por qué es importante?

Porque en algunos libros, todos los personajes se leen y se sienten igual, y esto es producto de la mala planeación. Si sabes diferenciar a tus personajes y les das vida con todos los elementos que esto implica; tus lectores sabrán quién esta diciendo qué, incluso cuando no pongas la referencia directa.

1. Rol en la historia:

Aquí debes completar la función de tu personaje a lo largo de la historia, incluyendo con quiénes se relaciona o tiene algún conflicto. Esto te ayudará a incluirlo en las escenas según su rol protagónico.

2. Ocupación:

Además de detallar a qué se dedica, también debes hacer énfasis en los detalles que lo acompañan, por ejemplo, la clase socioeconómica al que pertenece.

3. Descripción física: 

En este punto tal vez no quieras ser muy preciso con los detalles exactos, pero puedes describir lo que más resalte. Por ejemplo cicatrices, pecas, lunares, etc.

Si es que alguna característica específica es de importancia para la historia, no olvides de escribirlo en el perfil, porque más adelante se te puede olvidar o puedes tener problemas en explicar cómo adquirió esa peculiaridad.

4. Personalidad: 

Así como las personas somos diferentes unas de otras, los personajes deben ser igual. Si ellos son parecidos o tienen demasiadas cosas en común, el lector no podrá diferenciarlos unos de otros; por lo tanto los diálogos serán como monólogos y no queremos eso. Así que piensa en tu personaje como un ser humano viviente, con defectos y virtudes, por más héroes o villanos que sean.

5. Hábitos y manías: 

Aquí no sólo debes incluir los gestos de nerviosismo, sino también los hábitos de sueño, ejercicio, alimentación, pasatiempos, etc. Algunos hábitos y manías pueden ser muy importantes en tu historia y ta vez, olvides escribirlos de vez en cuando, así que es mejor tener una lista de ellos y así podrás tenerlos a la mano cuando los necesites.

6. Historia / Pasado: 

Aunque en tu historia no se detalle todo el pasado de tu personaje, es importante que cuides de escribirlos aquí. Incluye también mentiras que ellos creen, o su versión en un hecho y la verdad de cómo ocurrió. No tengas miedo de hacer spoilers o de destruir el final, porque esta ayuda es sólo para tí, así que no temas en dar detalles que serán una gran revelación en tu novela.

7. Conflictos internos: 

Como todos, tu personaje debe tener inseguridades, miedos, fobias, etc. Les aconsejo no escribir el prototipo de héroe o villano típico que es enteramente bueno o malo. Todos tenemos luchas internas y nadie es perfecto, así mismo, tus personajes deben tener conflictos internos con los que deben lidiar; y aunque no lo demuestren, éstos deben estar de alguna manera sometidos a ella.

8. Conflictos externos: 

Hay otros factores que afectan a los personajes, como las enfermedades, las guerras, etc. Todo aquello que interrumpa la vida cotidiana de tu personaje, debe estar aquí.


El personaje principal

Como les mencioné en el Consejo 1, trabaja con un personaje principal. No te compliques escribiendo múltiples personajes, porque esto implica diversos puntos de vista y mayor trama con cada uno de ellos -incluso si todos están siempre juntos-.

Algo que yo tampoco sabía, era que es muy importante que tu protagonista tenga un propósito. Esto les adelanté en la Lección 1 cuando hablamos sobre la idea, pero quiero recalcar una vez más.

Que tu personaje principal tenga una meta, un objetivo que debe alcanzar al final del libro, porque esto hace que los lectores se interesen en tu historia. Los lectores quieren que el héroe venza al villano -o a la maldad-, que en tu historia de amor, la pareja esté junta, que un adolescente conquiste sus miedos, etc. Incluso si tu protagonista está en busca de un propósito, al final debe hallarlo.

¿Por qué es importante?

Porque a los lectores les tiene que importar lo que suceda con el personaje. Así crearás una conexión entre los lectores y el personaje.

Consejo

Si ya estás escribiendo tu novela y te parece que no sientes la diferencia entre las voces de tus personajes, prueba con escribir una página del diario de tus personajes desde su punto de vista. Piensa en cómo hablarían o narrarían los acontecimientos y cuáles podrían ser sus reacciones al respecto. Esto te ayudará a meterte en la mente de cada uno de ellos y a entender mejor su psicología.

APLICACIÓN

A continuación, dejaré un archivo para que lo descargues y completes la información de tu libro. Copia el archivo cuantas veces lo necesites y añade más secciones si es que lo consideras necesario.

Descarga: LECCIÓN 3

Quisiera saber si alguien tiene algún problema con alguna lección, para brindarle mi ayuda. Si no es así, entonces será hasta la siguiente lección.

Anuncios