clubdeescritores

En esta lección, les enseñaré de forma muy resumida algunas cuestiones que deben de tener en cuenta si están escribiendo su novela, o si ya la terminaron.

1. Sobre el manuscrito:

Si bien cada editorial tiene sus propios lineamientos con respecto a la tipografía, espacio, etc; según Writer’s Digest, éstos son los requerimientos para tu manuscrito:

  • Debe tener un margen de 2.54 cm en cada lado de la página.
  • Todo el manuscrito debe estar a doble espacio.
  • La tipografía a utilizar debe ser estándar, por ejemplo, Times New Roman, Arial o Courier, el tamaño es 12.
  • La enumeración comienza desde la primera página de texto del libro, usualmente la introducción, prólogo o el primer capítulo.
  • Utiliza un cabezal en cada página, donde se incluya tu nombre, el título del libro y la página.
  • Escribe un nuevo capítulo en una hoja nueva, a la altura de la tercera parte de la página.
  • El número o título de cada capítulo debe estar en mayúsculas.
  • El cuerpo del capítulo se escribe de cuatro a seis líneas por debajo del título del capítulo.
  • Para iniciar un nuevo párrafo, utiliza una sangría de cinco espacios.

2. Duración del libro:

Los libros no se miden por la cantidad de hojas, sino de palabras. La cantidad mínima de palabras que una novela debe tener es de 70000. Si tu novela tiene más de 110000 palabras, deberías considerar eliminar escenas que son irrelevantes.

En el caso de estar escribiendo ciencia ficción y fantasía, el promedio de palabras es de  90000 a  115000.

En libros para pre adolescentes, depende del tipo del tema que se trate, en general es de  20000 a 55000 palabras.

Si es un libro juvenil, la cantidad de palabras es muy flexible, pero para comenzar debería tener un mínimo de 55000 palabras.

Las cifras que mencioné anteriormente no son reglas estrictas que debes seguir, sino guías que te pueden ayudar.

3. Duración de los capítulos:

No existen leyes que digan cuántos capítulos debe tener un libro. Las historias se dividen en capítulos porque de esta manera, el lector puede tomarse pausas que le permitan reflexionar en lo que acaban de leer.

Es como cuando ves una serie en televisión. Cada capítulo te deja con un ganas de querer más, pero también te permite descansar de lo que acabas de ver.

Lo mismo sucede en los libros; los capítulos muy largos pueden cansar al lector, pero si la historia es los suficientemente buena como para no aburrir al lector, entonces da igual si un capítulo dura dos o cuarenta hojas.

Como recomendación personal, no aconsejo escribir capítulos largos. En mi opinión, diez hojas por capítulo es una suma razonable. Aunque, vuelvo a repetir, esto depende de la historia. Si quieres, un capítulo puede tener mayor o menor duración que la anterior, lo importante es que al finalizar cada capítulo, -como lo mencioné en la Lección 4– el lector quiera continuar con la historia y no se despegue de él.


Si tienes alguna duda, puedes hacerla en los comentarios, o si prefieres, de manera privada en la sección de Contacto. Si eres nuevo, te recomiendo leer las lecciones en orden, y si ya eres parte del Club de escritores aficionados, me gustaría saber qué tema quieres que se abarque en la siguiente lección.

Anuncios