Empecé a leer libros en inglés cuando me cansé de esperar que las editoriales traduzcan las novelas que quería al español. Cada vez que buscaba a mis autores favoritos, encontraba que habían publicado otros libros que se veían interesantes, pero que lastimosamente no estaban en mi idioma. Así que, con mi escaso conocimiento del inglés, me aventuré a leer mi primer libro en ese idioma; y desde ese día, nada volvió a ser igual. Además de mejorar mis habilidades en dicho idioma, pude gozar de lecturas que hasta ese entonces solo había soñado.

En mi recorrido por los libros en inglés aprendí muchas lecciones y cometí errores que les compartiré a continuación. Mi deseo es que, si están aprendiendo este idioma (o cualquier otro) se animen a leer libros y a descubrir y explorar nuevos mundos.

1. Elige un libro con un lenguaje fácil.

Mi primer libro en inglés fue uno tan malo que jamás lo recomiendo. La historia era complicada, aburrida, y tenía matices de ciencia ficción y supernatural. Me costó muchísimo leerlo, y aunque quise rendirme en la página número diez, me propuse terminarlo a como diera lugar.

Gracias a ese error, hoy puedo aconsejar a quienes quieran leer, que elijan libros con un lenguaje fácil. Es decir, alguna novela que esté ambientada en la actualidad. Los libros de ciencia ficción, fantasía, históricos o supernaturales, por lo general tienen descripciones muy detalladas en sus escenas y un lenguaje más avanzado; por lo cual resulta un poco tedioso de leer si es tu primera vez.

Lo que sí me gusta recomendar es leer libros para niños, o también cualquiera que sea ilustrado (cómics, novelas gráficas, historietas, manga, etc). Esto es de mucha ayuda pues, incluso cuando no entiendas una palabra, podrás deducirla del contexto por las imágenes.

2. Lleva un diccionario a la mano.

Este consejo puede parecer obvio, pero es importante recalcarlo. No podemos confiar en nuestros conocimientos y esperar que el libro que leamos solo tenga palabras que sepamos. Es bueno tener un diccionario (no tan básico) al lado cada vez que leemos. Hoy en día hay muchas apps que ayudan en momentos como éstos; e incluso vienen incorporados cuando lees eBooks, lo cual resulta de gran utilidad.

3. Lee un libro en español y luego en inglés.

Tal vez este tip te dé pereza. ¿Cuál es el punto de leer un libro en inglés si ya lo leí en español? Simple, como ya sabes la historia, te será más fácil entender las posibles palabras nuevas y además, podrás conocer diferentes expresiones que pueden haberse traducido diferente en español. Pasa a menudo con los libros, y es que los traductores cambian los nombres o frases en las novelas. Por ejemplo, en el libro Amor Redentor de Francine Rivers, cambiaron los nombres de los protagonistas, Sarah y Michael, por Ángela y Miguel. Aunque parecen detalles de menor importancia, en ocasiones le quita el significado a la historia. Sin embargo, son cosas que solo notarás si lees el mismo libro en inglés y español.

4. Compra una Biblia bilingüe.

Tener una Biblia bilingüe es bueno no solo para mejorar tu nivel de inglés, sino también para ayudarte en tu crecimiento espiritual. La primera Biblia bilingüe que tuve fue la Biblia bilingüe G3 de Crecimiento Juvenil NVI/NIV. Esa Biblia me ayudó a comprender mejor las palabras en el contexto, y además contribuyó al incremento de mi vocabulario. Me gustó tanto esa Biblia que la que utilizo ahora permanentemente es una en inglés.

5. Has anotaciones.

Hay palabras y frases que verás en diferentes libros; y como es probable que la memoria no siempre sea buena, es una buena idea anotar las expresiones repetidas. De esta manera, la siguiente vez que las veas, comprenderás con facilidad; y con el tiempo ya no te harán falta tus anotaciones.

6. Lee a tu ritmo.

Si estás acostumbrado a leer un libro en español en una semana, no esperes hacer el mismo tiempo en inglés.

Mi primer libro me llevó dos arduas semanas en terminar; las cuales me parecieron una eternidad porque usualmente puedo leer un libro en uno a tres días (dependiendo de cuán interesante sea). Mi frustración era no poder leer ese libro en inglés con la misma rapidez con la que hago en español; y eso contribuyó a que mi lectura se hiciera aún más lenta. Es por eso que te aconsejo a que te tomes tu tiempo y leas con comprensión. De nada vale que termines el libro en una hora si no entendiste ni el título.

7. Cuenta el libro a alguien.

Una práctica que me ha resultado de maravilla es contar lo que leo a los demás. Todos conocemos a alguien a quien le encantan la historias, pero que es poco probable que lean. En mi caso, es mi mamá. Ella disfruta cuando le cuento los libros que leo, y es tan buen público que se emociona tanto como si lo estuviese leyendo. Volver a contar algo que leí en inglés me ayuda a evaluar mi comprensión lectora y mi capacidad de explicar algo de un idioma a otro. Te recomiendo que pongas en práctica este consejo y verás que es un buen ejercicio.

8. Lee una frase a la vez.

No es que sea un secreto, pero la constancia es la clave del éxito al leer en inglés. Si te rindes porque no entendiste la primera línea, te perderás toda una historia fascinante. Lee una frase a la vez, en lugar de una palabra a la vez. Cuando lees palabra por palabra no podrás entender el contexto en el que se dice. En cambio, leer por oraciones te ayudará a tener un mejor manejo del idioma. Recuerda que lo importante es que seas firme y no te rindas. Después de todo, si te das por vencido hoy, es posible que nunca lo intentes de nuevo.

Espero que estos consejos te hayan sido útiles. Me gustaría saber tus experiencias. 🙂

Anuncios